Origen de las tradiciones navideñas

Pesebre
Entró Jesús en el Templo de Jerusalén y halló a los mercaderes jugando a un juego de mesa y les dijo: “¿Qué hacéis, pecadores?”. Y ellos le contestaron: “Jugamos a un juego de rol llamado World of Warcraft, donde las figuritas pintadas a mano representan a los ejércitos sobre este bello tablero que es una maqueta a escala de un campo de batalla”. Y Jesús dio un manotazo al tablero y expulsó a los mercaderes del templo. Y dijo a sus discípulos: “A partir de ahora usaremos este tablero para representar el pesebre donde nací, y estos orcos serán los pastorcillos que vinieron a adorarme. Haced esto en conmemoración mía”.

-Mateo, 6:24.

 

Lotería y niños de San Ildefonso
Y el Rey Herodes hizo matar a todos los primogénitos, pero un pastor llamado Ildefonso escondió a cientos de niños bajo su lecho de paja. Y al descubrirlo, Herodes montó en cólera y dijo a Ildefonso: “Oh, tú que osas desafiarme: condeno a tus niños a la esclavitud eterna y que los hijos de sus hijos durante mil generaciones tengan que sacar bolas numeradas de un bombo gigante”.

-Lucas, 1:3.

 

Villancicos
Y llegó Jesús con sus discípulos a la plaza del mercado de Jerusalén y vio que lo que allí ocurría no era bueno, pues había tres hombres de un lejano país tocando la guitarra y molestando a la gente que tomaba vino en las terrazas de las tabernas. Y como los tres hombres cantaban con voz de trueno ‘Borriquito como tú’, Jesús se acercó a ellos y los expulsó a patadas y se quedó con su guitarra. Y dijéronle los discípulos: “Maestro: no tenemos dinero para comer. Quizás si tocaras la guitarra y cantases bellas canciones, esta buena gente de las terrazas nos daría algunas monedas”. Y así fue como Jesús comenzó a tocar bellas melodías autobiográficas que narraban el milagro de su nacimiento en Belén y la gente de las terrazas lloraba de emoción y los colmaba de monedas.

-Marcos, 4:3.

 

Estrella de Oriente
Y los tres Sabios Magos de Oriente no sabían cómo llegar a Belén, pues el camino estaba muy mal señalizado y se extraviaron y llegando a Ciudad Real pararon a preguntar a un hombre que caminaba por la calle y le dijeron: “Oh, viandante, dinos cómo llegar a Belén, pues debemos ir a adorar al Señor”. Y el hombre dijo: “Estáis de suerte: soy el cantante Rafael y voy a Belén”. Y los tres Magos reconocieron a Rafael, pues era ciertamente un cantante de éxito y toda una estrella en Oriente. Y así fue como, guiados por Rafael, la estrella de Oriente, llegaron a Belén.

-Lucas, 1:7.

 

Papá Noel
Y entraron en Cafarnaún y vieron a una multitud que rodeaba la casa de un pastor. Y acercáronse y preguntó Jesús: “¿Qué hacéis aquí y por qué lleváis piedras y bastones?”. Y le contestaron: “Un ladrón llamado Klaus ha intentado entrar por la chimenea para robar en casa de Nicolás y es tan gordo que ha quedado atascado y ahora no podemos sacarlo para poder darle su merecido”. Y Jesús entró en casa del pastor y obró un milagro y el hombre gordo pudo salir de la chimenea, y cuando la multitud quiso matarlo, el Mesías les dijo: “¡Atrás! No tocaréis a este pecador, pues Klaus está arrepentido y a partir de ahora entrará por las chimeneas para obrar buenas acciones y colmaros de regalos. Así sea”.

-Juan, 3:16.

 

Cenas de empresa y amigo invisible
Y Jesús decidió celebrar la Última Cena, pero los discípulos ponían excusas porque les daba pereza y querían estar con sus familias. Pero Jesús les obligó a asistir y a intercambiarse regalos. Y como los discípulos eran pobres, los regalos eran de muy mala calidad. Pero cuando el Mesías abrió el suyo hubo gran admiración, pues era un televisor UHD 4K OLED de 52 pulgadas. Y hubo envidias, por lo que Jesús dijo: “Este regalo es de mi Padre, el mejor Amigo Invisible que existe. Haced esto en conmemoración mía”.

-Marcos, 9:6.

 

Árbol de Navidad
Y subió Moisés al monte Sinaí y vio una zarza que ardía sin consumirse, y un ángel le dijo: “Esta zarza es Yahvé”. Pero Moisés no le creyó y pasó de largo. Y Yahvé montó en cólera y volvió a poner a prueba a Moisés y esta vez tomó forma de abeto y le dijo: “Moises, yo soy el que soy”, pero Moisés no creyó que aquel abeto tan feo pudiera ser el Padre Celestial. Y Yahvé, lleno de ira, entonces tomó forma de abeto con bellos adornos colgando de sus ramas y con luces que parpadeaban y con guirnaldas doradas. Y entonces Moisés sí que le creyó y se postró ante él. Y dijo Yahvé: “Deja tus zapatos junto a mi tronco, pues esta es tierra sagrada”.

-Éxodo, 3:2.

 

Nochevieja
Y al abrirse el Séptimo Sello los arcángeles tocaron doce veces la campana después de que los cuatro Jinetes tocaran los cuartos. Y hubo llantos y crujir de dientes. Y Yahvé ordenó que con cada campanada los pecadores comieran una uva. Y los que no murieron atragantados fueron condenados a ver las mismas actuaciones musicales una y otra vez, año tras año. Y como no escarmentaban, los condenó a disfrazarse con gorros de cartón y matasuegras y a pagar cantidades desorbitadas por entrar en cualquier local, por los siglos de los siglos.

-Apocalipsis, 5:12.

 

Comida de Navidad
Y celebró Jesús su cumpleaños ofreciendo un banquete de Padre y muy Señor mío y se acercó un pastor que le dijo: “Si tú eres el Mesías que todo lo sabe tengo una pregunta para ti: ¿cómo funciona la Ley d’Hondt?”. Y Jesús le ofreció un plato de sopa y una copa de cava y le dijo: “Mi reino no es de este mundo, pero siéntate con nosotros, allí, junto a mi cuñado, que él sí que todo lo sabe y te dará conversación lleno de gozo”. Y tras una larga sobremesa el pastor se arrepintió de haber pecado de soberbia, pues el cuñado del Mesías no paraba de hablar. Y Jesús dijo a los presentes: “Haced esto en conmemoración mía”.

-Mateo, 12:15.

 

Anuncios de juguetes
Las muñecas de Famosa se dirigieron al portal para hacer llegar al Niño su alegría y su amistad y Jesús en el Pesebre sonrió, pues estaba alegre. Nochebuena de amor, Navidad jubilosa. Es el mensaje feliz de las muñecas de Famosa.

-Marcos, 2:1.

Share on FacebookTweet about this on Twitter